📣 Promoción semillas Marihuana 2024

¿Cómo podar las plantas de marihuana?

Cómo podar las plantas de marihuana

Actualizado el día 22 junio, 2023 por Rubén Tomás Vidal

El podado es el proceso que se hace manualmente para cortar pequeños pedazos de ramas y hojas, buscando fortalecer su crecimiento sano. Al hacerlo, eliminamos las partes dañadas que impiden que la luz del sol llegue a toda la planta.  Cuando sembramos cannabis también es necesario hacerlo, por eso en  Grow Marihuana te decimos cómo podar las plantas de marihuana.

¿Cuándo se debe podar el cannabis?

La razón por la que se deben podar las plantas de cannabis es mantenerlas sanas y así obtener una cosecha de calidad. Para ello también necesitas comprar las mejores semillas de 420growshop.com

Al eliminar las partes secas la energía que recibe la planta se concentra en nutrir y fortalecer hojas y brotes. Además ayuda a mejorar el flujo de aire y la luz solar que recibe.

El momento indicado para realizar la poda es en la etapa de crecimiento vegetativo. Lo que significa que se debe hacer antes de que la planta madure y comience a florecer.

La planta debe medir por lo menos unos 30 cm de alto cuando la vayas a podar.

Cuando la poda se realiza con cuidado y en el momento que comienza la fase vegetativa, no tendrá un efecto importante en la flora. En cambio no es recomendable hacerla cuando está madura, ya que puede retrasar el inicio de la floración o provocar que no florezca.

Si  deseas obtener plantas tupidas y pequeñas no será necesario podarlas tanto.

La poda durante la etapa de la floración debe realizarse con mucho cuidado, preferiblemente eliminando las hojas abiertas que quitan la luz a los brotes. 

¿Cómo podar las plantas de marihuana?

Podar tus plantas de marihuana de forma correcta requiere de dedicación, paciencia tiempo y energia; además de las herramientas adecuadas.

Para el proceso de poda solo se necesita un par de tijeras especiales, las cuales deben estar bien afiladas y limpias. Los más expertos en el cultivo de marihuana podrían tener más de una tijera para poder en las diferentes etapas de crecimiento de las plantas.

Lo  que no puede pasarse por alto es esterlizar las tijeras con alcohol isopropílico. De esta forma se impide que las bacterias y otros microorganismos lleguen directamente a la planta e infectarla.

Luego se deben eliminar las hojas y ramas de mayor tamaño. De esta forma se permite un mayor flujo de aire y también mayor exposición al sol. La manera de hacer los cortes en el tallo es hacerlo lo más cerca posible y en un ángulo de 45 grados.

Los cogollos de calidad en las plantas de cannabis se producen en las áreas donde la planta recibe mayor luz solar y más aire.

Una vez que has despejado la planta de las ramas grandes, enfócate en las partes pequeñas.

La parte superior es la que recibe mayor ventilación, hidratación y luz, y en el centro no sucede lo mismo. Por ello es importante podar en el centro para crear un espacio que permita a la planta absorber agua, luz y aire. Esto ayudará a que las ramas centrales sean más resistentes.

Si observas alguna parte de la planta de color amarillo, marrón o que no parezca sano es mejor retirarlo. Asimismo, si hay ramas que brotan de la base de la hoja, es necesario quitar esas hojas.

Los cogollos que estén cubiertos por los que están en la parte superior y no reciben suficiente luz deben cortarse, ya que no crecen bien.

Técnica de topping y de la piruleta o lollipopping

La técnica de topping es una de las más comunes que usan quienes cultivan marihuana y consiste en cortar la punta del tallo central. Esta acción debe realizarse cuando la planta tenga la altura deseada. El resultado será una planta más tupida en forma lateral.

En el punto del tallo central donde se realizó el corte comenzarán a nacer dos ramas nuevas que se extenderán hacia el exterior, transformando la trayectoria de crecimiento.

En cuanto a la técnica de la piruleta, también conocida como lollippoping, se trata de crear en la planta una forma de chupeta frondosa y tupida en la parte de arriba, y con pocas ramas y hojas en la parte de abajo.

Esta forma de podar las plantas de marihuana se utiliza porque en la parte inferior suelen crecer ramas muy pequeñas que tienden a no crecer.  

Al eliminar estas ramas, todos los nutrientes se concentran en las ramas, hojas y tallo de la parte superior. Así, la parte de arriba recibirá toda la energía y hormonas de crecimiento, permitiendo que los cogollos crezcan y prosperen más.

Este método también contribuye a que no se produzca moho en los cultivos en interiores. Ya que permite una mejor circulación de aire en la parte baja de la planta.

Práctica ambas formas de podar tus plantas de marihuana y aplica la que mejor te resulte.

Después de podar

Al culminar con la poda no olvides regar tus plantas, esto estimulará el cremiento.  

Puedes colocar fertilizante con complejo de vitamina D que en conjunto con el agua animarán tu jardín luego de podarlo.

Utilizar este tipo de fertilizante nutre las raíces y ayuda al crecimiento de las plantas.

Colocar fertilizante de tipo orgánico y que tenga alto contenido en fósforo es una forma de alimentar tus plantas en la etapa de floración.

A los pocos días de podar las plantas de marihuana debería ser evidente el crecimiento de nuevas hojas y brotes. Y, seguramente, obtendrás una cosecha de alta calidad. Este proceso es vital para tus plantaciones y para conseguir buenos cogollos.

Por otra parte, para volver a podar la planta es necesario esperar un tiempo de recuperación. Cabe recordar que un poda excesiva genera estrés en la planta lo que puede ser un factor negativo para su buen crecimiento.

Saber la teoría sobre cómo podar las plantas de marihuana puede parecer sencillo, pero en la práctica resulta difícil. Es importante hacerlo con cuidado y con el tiempo se puede lograr, para que no resulte perjudicial en el desarrollo y salud del cannabis.

× ¿Te ayudamos?