📣 Promoción semillas Marihuana 2024

Cómo cultivar marihuana en armarios de interior

Actualizado el día 23 enero, 2024 por Rubén Tomás Vidal

El cultivo en armario es cómodo y permite contar con un “huerto” sin ocupar tanto espacio en casa. Se ha vuelto cada vez más popular entre los cultivadores de marihuana, cuyos países han legalizado el consumo de drogas.

El cultivo en indoor aporta muchas ventajas, pero también hay ciertos desafíos que debes considerar antes de emprender el emocionante camino del cultivo de Cáñamo, por lo que en esta entrada ofrecemos consejos para que aprendas a cultivar marihuana en interior. ¡Empecemos!

¿Qué necesito para cultivar marihuana en el interior?

Para empezar tu cultivo en interior es necesario que planifiques muy bien toda la siembra. La verdad es que el cultivo Sea of Green, cultivo SoG lleva mucho tiempo usándose, aportando ventajas destacadas como un mejor aprovechamiento de la iluminación, productividad de las plantas, periodos de cultivos más cortos, etc.

A continuación, presentamos 6 cosas que necesitas para cultivar marihuana en armarios de interior.

1.  Elección del Armario y Espacio

La elección del armario y el espacio es esencial para el cultivo de marihuana en interiores. Al seleccionar un armario, es fundamental considerar su tamaño y la facilidad para controlar el entorno.

Debes priorizar la privacidad y la capacidad de mantener un ambiente controlado, asegurándote de que el armario sea lo suficientemente espacioso para albergar las plantas cómodamente. 

Por otra parte, es importante que aproveches de manera óptima el espacio disponible, utilizando técnicas como el entrenamiento de plantas y la disposición estratégica de los componentes del cultivo, para garantizar un crecimiento saludable y eficiente.

2.  Iluminación

La iluminación es esencial para que las plantas crezcan, de hecho, mediante la luz el cannabis puede llevar a cabo la fotosíntesis y crecer saludablemente. Como es evidente, en el interior no recibe luz solar, por lo que tendrás que buscar luces que proporcionen el espectro de luz necesario para las diferentes etapas de crecimiento de las plantas, como las luces LED o HPS.

Cabe destacar que, tus hierbas necesitan dosis de luz según la etapa de las plantas. Por ejemplo, en el periodo de crecimiento debe recibir 18 horas de luz al día y 6 horas de oscuridad para que crezcan correctamente. Pero, en la etapa de floración debe recibir 12 horas de luz al día, y 12 de oscuridad.

 3. Ventilación

Otro aspecto que debes considerar, es la creación de un ambiente propicio para el crecimiento y desarrollo de las plantas de marihuana. En este sentido, debes proporcionar una buena ventilación, regulando la temperatura, humedad y el aire. 

Los sistemas de ventilación adecuados incluyen extractores, ventiladores y conductos que ayudan a controlar el clima interior y prevenir problemas como el moho y el exceso de calor.

4. Elección de Semillas y Sustrato

Ahora es el momento de que selecciones las cepas adecuadas para el cultivo en interior. Tienes que tomar en cuenta factores como:

  • La altura de la planta
  • El tiempo de floración
  • El olor 
  • Necesidades de luz. 

Las variedades índicas suelen ser más compactas y adecuadas para espacios limitados, mientras que las sativas tienden a crecer más alto y pueden requerir más espacio vertical. También es esencial considerar el equilibrio entre los niveles de THC y CBD (según tus preferencias).

En cuanto al sustrato y nutrientes, se recomienda utilizar un medio de cultivo ligero que permita un buen drenaje, como tierra con perlita o fibra de coco. 

Debes proporcionar nutrientes que satisfagan las necesidades de las plantas en cada etapa de crecimiento, incluyendo nitrógeno, fósforo, potasio, así como micronutrientes como calcio, magnesio y hierro. La elección de los nutrientes dependerá de las necesidades específicas de las plantas y de tus preferencias por métodos de cultivo orgánicos o hidropónicos.

5. Tratamientos fitosanitarios para el cannabis

Tu plantación de marihuana requiere de cuidados, de lo contrario las plagas o falta de mantenimiento pueden afectar gravemente tu cultivo.

  • Riego. Es fundamental que mantengas el equilibrio hídrico adecuado, evitando el exceso de agua y la falta de humedad. Mucha agua pudre las raíces, y poca agua afecta el crecimiento.
  • La poda. Es necesario podar con regularidad para promover un crecimiento saludable, aumentar la circulación de aire y dirigir la energía de la planta hacia los cogollos.
  • Control de plagas. El control de plagas o enfermedades se logra con limpieza regular, así como el uso de soluciones orgánicas o químicas específicas en caso de infestación.

Las fases de la siembra y cultivo de la marihuana requiere de atención y cuidado. La cosecha debe realizarse en el momento óptimo, cuando los tricomas estén en su punto máximo de madurez. Después de la cosecha, el curado es un paso importante para mejorar el sabor, aroma y efectos de la marihuana, lo que implica secar y almacenar los cogollos de manera controlada.

6. Consideraciones Legales y Sociales

Por último, al emprender un cultivo de marihuana en armarios de interior, es crucial que te informes sobre la legislación local y las consideraciones sociales de este tipo plantación.

En muchos lugares, el cultivo de marihuana en el hogar está sujeto a regulaciones estrictas que abarcan aspectos como la cantidad de plantas permitidas, los requisitos de seguridad y los límites de posesión. 

Además, es importante considerar las implicaciones sociales de cultivar marihuana, tanto en términos de la percepción pública como de las relaciones con vecinos y la comunidad.

En resumidas cuentas, si deseas emprender tu proyecto de cultivo de cáñamo debes informarte sobre la posesión y consumo de marihuana en tu localidad. A su vez, debes planificar con cuidado la instalación del huerto, así como los cuidados según la etapa de crecimiento de las plantas.

× ¿Te ayudamos?