📣 Promoción semillas Marihuana 2024

Poda de Marihuana: Guía de Todo lo que Hay que Saber

Actualizado el día 23 enero, 2024 por Rubén Tomás Vidal

La poda de marihuana permite que tengas control sobre la dirección del crecimiento de la planta. De este modo, puedes promover su ramificación lateral, limitar el tamaño de la planta o incluso aumentar el rendimiento de la planta.

Claro, la poda debe realizarse con cuidado y siguiendo las técnicas adecuadas para evitar dañar la planta y reducir su rendimiento.

En adelante, te explicaremos por qué debes podar tu planta de marihuana, cuándo debes hacerlo y por supuesto las técnicas adecuadas para que lo hagas con total éxito. ¡Empecemos!

¿Por qué es importante podar marihuana?

Podar una planta significa cortar algunas secciones de la misma. Es importante podar el cannabis para controlar su tamaño, ya que si se deja crecer de forma natural se puede perder la energía que la planta destina a cada uno de sus recursos.

Por ejemplo, si no podas las partes inferiores de las plantas, los cogollos se distribuyen por toda la planta, esto resulta en cogollos de baja calidad que no se compactan ni maduran al mismo ritmo que los de la parte superior debido a la falta de luz en las partes más bajas.

En tal sentido, la poda permite que la planta pueda concentrar su energía en nutrir y fortalecer las hojas, los brotes y las ramas que sean productivas.

Ventajas de la poda de marihuana

Podemos resumir los beneficios de podar la marihuana en los siguientes puntos:

  •  Aumenta la producción de cogollos
  • Controla el tamaño y forma de la planta
  • Elimina las hojas y ramas muertas
  •  Mejora la calidad de los cogollos
  • Mejora la circulación de aire y la penetración de la luz en la planta

¿Cuántas veces se puede podar una planta de marihuana?

Es evidente que podar a “María” es muy buena para ella, pero ¡cuidado!, tampoco te pases y la dejes pelona.  Una poda extrema puede debilitar la planta por estrés y de esta manera se verá perjudicado su rendimiento.

Es necesario dejar que la hierba crezca y se recupere, luego, puedes podar 2 o 3 veces antes de que florezca.

¿Cuándo se poda la marihuana?

Debes conocer el ciclo de crecimiento del cannabis a fin de que la poda sea exitosa. Ahora bien, la marihuana se puede podar en diferentes momentos de su ciclo de vida, dependiendo del objetivo que se quiera alcanzar. 

Por ejemplo, puedes podar durante la fase vegetativa para controlar el tamaño y la forma de la planta, o durante la fase de floración para aumentar la producción de cogollos y mejorar su calidad. 

De igual manera, puedes realizar una poda de limpieza en cualquier momento para eliminar las hojas y ramas muertas o enfermas. 

En general, se recomienda realizar la poda durante la fase vegetativa temprana y la primera semana de floración para obtener mejores resultados.

Por cierto, se recomienda que la planta tenga al menos 30 centímetros de alto con varias hojas antes de podar. Y, con relación a podar durante la floración, es esencial que el recorte sea ligero, eliminando las hojas que dan sombra a los nuevos brotes.

Tipos de poda en el cultivo de marihuana

Según el objetivo que desees lograr, puedes implementar diferentes técnicas de poda. A continuación, te las señalamos:

  1. Topping. Este método también es conocido como Poda apical y es la técnica más común. Consiste en cortar la parte superior de la planta para estimular el crecimiento lateral y producir varias ramas principales en lugar de una sola. Este método tiene la capacidad de alterar la trayectoria del crecimiento de la planta.
  2. FIMING. Es similar al topping, pero se cortan solo las puntas de las hojas en lugar de la parte superior de la planta. Esto también estimula el crecimiento lateral y produce más ramas principales. Su principal beneficio es que contribuye a que se pueda obtener entre 4 a 6 brotes nuevos principales en la parte superior de la punta. 
  3. Lollipopping. Este tipo de poda es ideal frente a la Critical (una variedad del cannabis). En este tipo de poda se eliminan las ramas inferiores y pequeñas para enfocar la energía de la planta en las ramas superiores y producir cogollos más grandes.
  4. Súper cropping. Esta técnica descarta los cortes y más bien, consiste en redirigir el crecimiento al doblar la hierba. Se doblan las ramas para estimular el crecimiento lateral y aumentar la producción de cogollos.
  5. Defoliación. Se suele realizar en la fase de crecimiento vegetativo. En ella se eliminan las hojas grandes y viejas para permitir que la luz llegue a las partes inferiores de la planta y mejorar la circulación de aire.

Pasos para podar la planta de marihuana

La poda dependerá del tipo de técnica que vas a implementar. Ahora bien, a nivel general, hay pasos que debes seguir a fin de que la “bareta” crezca sana y fuerte. En adelante, te muestro un paso a paso:

  1. Preparación. Necesitas tener las herramientas adecuadas, como tijeras de podar limpias y afiladas, guantes para proteger las manos y alcohol para desinfectar las herramientas y evitar proliferación de hongos o plagas.
  2. Identificación de las ramas a podar. Observa la planta y decide qué ramas quieres podar. En este punto debes saber qué técnica de poda utilizarás.
  3. Corte de las ramas. Una vez que hayas identificado las ramas a podar, tienes que cortar cuidadosamente, asegurándote de cortar cerca del tronco o la rama principal. Siempre corta en un ángulo diagonal para evitar que el agua se acumule en la herida y cause problemas de pudrición.
  4. Limpieza. Después de la poda, es importante limpiar las hojas y ramas muertas o enfermas para evitar la propagación de enfermedades y plagas.

Cuando finalices tu poda, debes regar bien la planta y darle los nutrientes necesarios para ayudarla a recuperarse y continuar creciendo saludablemente.

En conclusión, podar tu planta de marihuana garantiza un mejor crecimiento y desarrollo de la misma, no es complicado, pero debes hacerlo con cuidado para evitar estrés.

× ¿Te ayudamos?