📣 Promoción semillas Marihuana 2024

Poda Apical Marihuana ¿Qué es, cuando y como hacerla?

poda apical marihuana

Actualizado el día 19 octubre, 2023 por Rubén Tomás Vidal

Poda Apical de Marihuana: Qué es, Cuándo y Cómo realizarla


La poda apical en el cultivo de marihuana consiste en cortar la parte superior de la planta, lo que detiene su crecimiento vertical y favorece el desarrollo de ramas laterales. Para realizarla, es necesario esperar a que la planta tenga al menos 3 nudos y utilizar tijeras desinfectadas con alcohol. Es crucial no realizarla durante la floración y conocer la genética de las plantas. Además, se puede combinar la poda apical con técnicas como el Low Stress Training (LST), la malla Scrog y la poda de bajos. Se pueden utilizar otras herramientas y recursos para maximizar el rendimiento de las plantas. La poda apical en el cultivo de marihuana es una técnica que consiste en cortar la parte superior de la planta, estimulando el crecimiento de ramas laterales y mejorando su forma. Se debe esperar a que la planta tenga al menos 3 nudos y utilizar tijeras desinfectadas con alcohol. Es importante conocer la genética de las plantas y evitar hacer la poda durante la floración. Se puede combinar con otras técnicas como el LST, la malla Scrog y la poda de bajos. También se pueden utilizar diferentes herramientas y recursos para obtener mejores resultados.

Qué es la poda apical en el cultivo de marihuana

La poda apical es una técnica ampliamente utilizada en el cultivo de marihuana, tanto en interior como en exterior. Consiste en cortar la parte superior de la planta, lo que detiene su crecimiento vertical y estimula el desarrollo de ramas laterales. Con esta técnica, se busca aprovechar al máximo el espacio disponible y optimizar la producción de la planta.

Al realizar la poda apical, se debe tener en cuenta esperar a que la planta tenga al menos 3 nudos antes de llevar a cabo el corte. Además, es fundamental utilizar tijeras desinfectadas con alcohol para evitar cualquier tipo de contaminación.

La poda apical se realiza con el objetivo de favorecer el crecimiento horizontal de la planta, en lugar de su crecimiento vertical. Al cortar la punta principal, se estimula el desarrollo de dos nuevas ramas laterales en forma de Y, lo que proporciona una mayor cantidad de sitios de brotación.

Una vez realizada la poda apical, es importante aplicar una pasta cicatrizante para proteger las heridas y acelerar el proceso de curación. Además, en el caso de que quede un agujero grande después del corte, se recomienda taparlo con una pasta selladora para evitar posibles infecciones.

Es fundamental recordar que la poda apical no debe llevarse a cabo durante la etapa de floración, ya que podría afectar negativamente el desarrollo de los cogollos. Además, es necesario tener en cuenta las particularidades genéticas de cada planta antes de realizar la poda apical, ya que algunas variedades pueden reaccionar de manera negativa a esta técnica. En el caso de las variedades autoflorecientes, no se recomienda realizar la poda apical.

Semillas de Marihuana Feminizadas

Entra en 420growshop y aprovecha este  cupón del 10% en cualquier producto de nuestro Grow Shop Online

Cupón: BLOG10

Momento adecuado para realizar la poda apical

Realizar la poda apical en el momento adecuado es fundamental para obtener los mejores resultados en el cultivo de marihuana. Se recomienda esperar a que la planta desarrolle al menos 3 nudos antes de realizar la poda. Esto garantiza que la planta esté lo suficientemente fuerte y estable para soportar el corte y que haya suficientes ramificaciones laterales para maximizar la producción.

Es importante tener en cuenta que la poda apical no debe realizarse durante la etapa de floración de la planta, ya que puede afectar negativamente el desarrollo de los cogollos. Por lo tanto, es importante hacer la poda apical en la fase vegetativa de la planta, antes de que empiece a producir flores.

Además, es relevante tener en cuenta las características específicas de cada variedad de marihuana. Algunas variedades pueden reaccionar mejor que otras a la poda apical. Por lo tanto, es recomendable conocer bien la genética de las plantas antes de llevar a cabo la poda.

También es importante mencionar que la poda apical es una técnica que puede repetirse varias veces a lo largo del ciclo de vida de la planta. Sin embargo, es esencial darle a la planta suficiente tiempo para recuperarse después de cada poda antes de realizar una nueva. Esto permitirá que la planta se recupere y continúe su crecimiento de manera saludable.

Cómo realizar la poda apical de forma correcta

La poda apical es una técnica fundamental en el cultivo de marihuana que requiere de ciertos cuidados y pasos para ser ejecutada correctamente. A continuación, te explicaremos en detalle la forma adecuada de llevar a cabo esta técnica esencial.

Herramientas necesarias para la poda apical

Antes de comenzar la poda apical, es importante contar con las herramientas necesarias. Aquí tienes una lista de lo que vas a necesitar:

  • Tijeras desinfectadas con alcohol: Las tijeras utilizadas deben estar limpias y desinfectadas para evitar la propagación de enfermedades.
  • Pasta cicatrizante: Esta pasta se utiliza para proteger las heridas causadas por la poda, evitando así posibles infecciones.
  • Pasta selladora: En el caso de que se forme un agujero grande después de la poda, es necesario utilizar una pasta selladora para taparlo y proteger la planta.

Técnica paso a paso de la poda apical

A continuación, te presentamos los pasos a seguir para llevar a cabo una poda apical de forma correcta:

  1. Espera a que la planta desarrolle al menos 3 nudos antes de realizar la poda.
  2. Ubica la parte superior de la planta y realiza un corte limpio y preciso sobre ella, justo por encima de los nuevos brotes de hojas jóvenes.
  3. Asegúrate de no dañar las ramas laterales durante el proceso de corte.
  4. Aplica pasta cicatrizante en el corte para protegerlo de posibles enfermedades o infecciones.

Uso de pasta cicatrizante y selladora

La pasta cicatrizante es fundamental para garantizar una cicatrización adecuada en la planta después de la poda apical. Debes aplicarla en el corte realizado, cubriendo toda la superficie para evitar la entrada de patógenos.

En el caso de que el corte haya dejado un agujero grande en la planta, es necesario utilizar una pasta selladora para taparlo y evitar la exposición de la planta a posibles problemas.

Cuidados posteriores a la poda apical

Después de realizar la poda apical, es importante brindarle a la planta los cuidados necesarios para que se recupere correctamente. Aquí hay algunos aspectos a tener en cuenta:

  • Mantén un ambiente adecuadamente climatizado y ventilado para favorecer la cicatrización.
  • Evita exponer la planta a condiciones extremas de temperatura o humedad.
  • Realiza un riego moderado y adecuado, evitando el exceso de agua.

Con estos cuidados posteriores, la planta podrá recuperarse de la poda apical y continuar su desarrollo de manera óptima.

Variaciones de la poda apical según el tipo de planta

Poda apical en variedades autoflorecientes

Las variedades autoflorecientes son conocidas por su rápido ciclo de vida y su floración automática, lo que las diferencia de otras variedades de marihuana. Sin embargo, debido a estas características, la poda apical no se recomienda en este tipo de plantas. La poda apical puede interferir con su proceso de crecimiento y floración, afectando su desarrollo y reduciendo su producción. Es importante respetar el ciclo de vida y las características específicas de las variedades autoflorecientes y optar por otras técnicas de cultivo más adecuadas.

Poda apical en variedades feminizadas y sativas

En el caso de las variedades feminizadas y sativas, la poda apical puede ser una técnica de gran utilidad para mejorar su estructura y aumentar la producción de cogollos. Estas variedades suelen tener un mayor tamaño y una estructura más alargada, lo que puede dificultar la distribución uniforme de la luz. La poda apical permite controlar el crecimiento vertical de la planta y fomentar el desarrollo de ramas laterales, lo que resulta en una mejor distribución de la luz y un aumento en la producción de cogollos. Es importante tener en cuenta que las variedades feminizadas y sativas pueden reaccionar de manera diferente a la poda apical, debido a las peculiaridades de su genética. Algunas variedades responderán de forma positiva, produciendo ramas laterales más abundantes y compactas, mientras que otras pueden requerir una técnica de poda más suave para evitar stress en la planta. Conocer la genética de las plantas y experimentar con precaución es fundamental al realizar la poda apical en variedades feminizadas y sativas.

Combinación de la poda apical con otras técnicas de cultivo

La poda apical es una técnica efectiva por sí sola, pero también puede combinarse con otras técnicas de cultivo para maximizar aún más el rendimiento de las plantas de marihuana. A continuación, se presentan algunas de estas técnicas que pueden ser utilizadas en conjunto con la poda apical:

Low Stress Training (LST)

El LST es una técnica que consiste en doblar y fijar suavemente las ramas principales de la planta para crear una forma más horizontal. Al combinar esta técnica con la poda apical, se logra un crecimiento más uniforme y se evita que una rama principal se desarrolle de forma dominante sobre las demás. Esto asegura que todas las ramas reciban una cantidad equitativa de luz y promueve un desarrollo simétrico de la planta, lo que se traduce en una mayor producción de cogollos.

Malla Scrog

La malla Scrog, también conocida como pantalla verde, consiste en utilizar una estructura de malla para guiar y soportar las ramas de las plantas de marihuana a medida que crecen. Al combinar la poda apical con la malla Scrog, se logra un mejor aprovechamiento de la luz y un mayor control sobre el crecimiento de la planta. La poda apical estimula la formación de ramas laterales, que se guían y distribuyen sobre la malla, creando una canopia más densa y uniforme. Esto resulta en una mayor exposición de las ramas al medio ambiente y la luz, lo que aumenta la cantidad y calidad de los cogollos.

Poda de bajos

La poda de bajos consiste en eliminar las ramas y hojas inferiores de la planta que reciben poca luz y no contribuyen significativamente a la producción de cogollos. Al combinar esta técnica con la poda apical, se asegura que la energía de la planta se concentre en el crecimiento de las ramas superiores, donde se encuentran los cogollos más grandes y de mayor calidad. Además, la poda de bajos ayuda a mejorar la circulación de aire y reduce el riesgo de enfermedades fúngicas al disminuir la humedad en la base de la planta. En general, la combinación de la poda apical con técnicas como el LST, la malla Scrog y la poda de bajos permite maximizar el rendimiento de las plantas de marihuana al optimizar la distribución de luz, la ventilación y el uso de recursos. Cada una de estas técnicas tiene sus propias particularidades y requerimientos, por lo que es importante conocerlas y adaptarlas según las necesidades de cada cultivo. Recuerda que la aplicación de estas técnicas debe realizarse con precaución y paciencia, permitiendo que las plantas se recuperen adecuadamente después de cada intervención.

Maximizando el rendimiento con la poda apical y otros recursos

La poda apical es una técnica efectiva para mejorar el rendimiento en el cultivo de marihuana, pero también podemos utilizar otros recursos que nos ayudarán a maximizar aún más los resultados. A continuación, vamos a explorar algunas opciones que debemos considerar.

Uso de semillas adecuadas

Seleccionar las semillas adecuadas es fundamental para obtener un rendimiento óptimo en nuestro cultivo. Podemos optar por variedades de marihuana que sean conocidas por producir cogollos prolíficos y de alta calidad. Además, las semillas feminizadas pueden ser una buena elección, ya que aseguran plantas hembra sin posibilidad de polinización y pérdida de rendimiento.

Elección de fertilizantes y productos específicos

Contar con los fertilizantes adecuados y otros productos específicos para el cultivo de marihuana es esencial para maximizar el rendimiento. Debemos seleccionar fertilizantes que brinden los nutrientes necesarios en cada etapa de crecimiento de la planta, como nitrógeno, fósforo y potasio. Además, existen otros productos como estimulantes de floración y enmiendas orgánicas que pueden potenciar el desarrollo de la planta y mejorar la calidad de los cogollos.

Consideraciones sobre el sustrato y las macetas

El sustrato juega un papel crucial en el desarrollo de las plantas de marihuana. Es recomendable utilizar sustratos de calidad que proporcionen una buena aireación, drenaje y retención de agua. Además, es importante elegir macetas adecuadas, con el tamaño correcto para permitir un buen desarrollo radicular. También se pueden considerar macetas de tela, que favorecen la formación de raíces sanas y evitan el encharcamiento.

Herramientas adicionales para el cultivo de marihuana

Existen diversas herramientas que pueden ayudarnos a optimizar el cultivo de marihuana y maximizar su rendimiento. Algunas de ellas incluyen lámparas de cultivo de alta calidad, sistemas de riego automáticos, termómetros y humidificadores para controlar las condiciones ambientales, filtros de carbono activado para eliminar olores indeseados, entre otros. Cada una de estas herramientas contribuirá a proporcionar las condiciones ideales para que nuestras plantas crezcan sanas y produzcan cogollos abundantes.

× ¿Te ayudamos?